• EDITORIAL PANXA COMICS

    Panxarama III



    Sabés que te gusta



    Portada de Matías Muzzillo.
    Revista de historietas, con portada y reverso a color, interior en blanco y negro, 44 páginas.

    Editorial (Godofredo Fink)

    Tres de julio de 2011, Buenos Aires, Oficinas Panxa Editorial, Fortaleza este. Son oficialmente las
    diecinueve cincuenta y en las oficinas de Panxa no hay un alma. Luego de las discusiones los integrantes de Panxa se han desmembrado y son átomos que se disparan en diferentes direcciones. La piña de atrás de Mr. Santa al Capitán Manu estuvo de más, pero sumará para la anécdota. Volaron piñas, vasos, colillas y ceniceros por todo el piso que ocupa Panxa en un edificio del microcentro. La gente de limpieza se quejó por los destrozos y también ellos recibieron su parte. Volaron baldes y guantes de goma por las ventanas del edificio. Ustedes se preguntarán por qué. Yo hice lo mismo, y me contestó Ernesto, el tipo de seguridad del edificio: “Estaban ahí metidos desde el jueves a la mañana y parece, pareeece, no estoy del todo seguro, que a uno en un momento le gritaban puto, puto, bailá, puto… pero eso me lo dijo uno de la empresa del piso de abajo, yo, eh?, lo que yo escuché fue la discusión grande del barbeta con el pelado de bermudas y lo de la pibita con uno que estaba en Tucumán pero por teléfono… le gritaba irlandés de mierda, nos cagaste la vida, la guita era para la operación, para la operacióooon… y le dijo otra vez que era una mierda y cortó de una manera que se escuchó desde la esquina. Terrible, terrible. Un papelón… y se habla mucho mucho, los vecinos, yo, viste, yo no sé, pero se dice que se ponen en pedo todos los días, que andan a los gritos discutiendo siempre en pedo, siempre en pedo, y a los gritos… para mí, vos discúlpame, y sé que trabajás para ellos, pero para mí, tienen otro negocito por otro lado, vos me decís que con las historietas que venden
    se pueden bancar el alquiler? Se piensan que uno es boludo, esto es lavado, negro, acá hay tongo, pero bueno, estábamos hablando de otra cosa… sí, sí, el pelado se estaba peleando con el más chiquito, el rubiecito, que si Aquamán esto o lo otro y que Robin era esto y lo otro, que qué se yo, y en eso que el pelado se calienta y lo quiere ahorcar y ahí aparece el barbeta que le dice que lo suelte y el pelado se pone loco y le grita: pero y vos qué te metés, la recalcada disque concha de tu madre, así, todo completito, y se le va al humo, se escuchaban las cosas que se caían y que se rompían vasos o espejos, no sé, ruido a vidrio seguro, y bueno, la pibita que gritaba que basta, que por favor se maten o se callen porque no aguantaba más tanto ruido, que le iba a dar algo, y los otros que seguían que pin que pan, un quilombo bárbaro y el teléfono que sonaba que era este que le cagó la plata a la pibita… qué cosa esa pibita, tan buenita, tan dulce, que ande rodeada de todos esos parásitos drogadictos irresponsables, qué cosa, qué lástima, pero bueno, siguió el quilombo hasta que salieron y acá, acá al lado de donde estas parado vos, el tipo se acomodó y se la puso en la nuca al rubio, pum, de una, y le voló el gorrito, fue a parar al carajo y el rubio se desmayó y quedó tirado ahí un rato… bajaron del ascensor a los gritos, medio que se empujaron
    y cuando se dio vuelta para irse, el otro lo puso, pum, se le apagó la tele y quedó ahí. Yo me hice medio el boludo y me fui a la covacha de abajo, viste?, que se arreglen, por algo le habrá dado, porque el pelado ese es tranquilito, bah, parecía tranquilito hasta hoy, hasta hace un rato. Después, como al
    rato largo, tipo a las tres horas volví y ya no estaba más. Se habrá levantado y se fue. Después salieron el barbeta y la chica, abrazados, y ella llorando. Después, más tarde bajó el otro, el que siempre está con anteojos negros, me saludó como si nada: chau, maestro, dijo. Y se fue sin decir ni mú. Y después sí, la señora de limpieza, se la agarraron todos con ella y le sacaron las cosas y se las tiraron por la ventana. Decían que la estaban liberando… vos podés creer?” Ocho y cuarto, el mismo lugar. Esto sigue desierto y yo ya estoy terminando. Así las cosas, Panxarama Tres sale a la calle con la amenaza de ser la última, presumiendo la elegancia aristocrática de pertenecer a una estirpe que se extingue. Quizá las aguas no lleguen al río y todo siga como antes; con esta gente nunca se sabe. Son de esos que pueden tirarse ácido
    en la cara, y a los dos minutos estar hablando animadamente acerca de una película que marcó los cánones para vaya a saber uno qué cosa y se invitan tragos y se comen unas pizzas y se dicen lo mucho que se quieren y se admiran y se abrazan y se ponen en pedo. Así que no hay que exagerar. Ya empezó Panxarama Tres. Definitivamente un muy buen número.



    CONTENIDO


    "La Rata", con guión de E. Estigarribia y dibujos de Matías Muzzillo.


    "Vhon Klauster y el escribiente", la primera entrega de un cuento de Godofredo Fink, con ilustración de El Santa.


    "Dublin Street Characters", una postal de la vieja Dublín realizada por la Pendexa Anacrónica




    "La anunciación" tercera entrega de Euritmia: brujos, un homúnculo y un oscuro presagio.
    Guión y dibujos de El Santa. Ilustración de Ramona II


    "La luna", una extraña matanza, y un nuevo desafío para Almer.
    Historieta creada por El Capitán Manu


    "El origen del Señor nada", un capítulo épico en la trayectoria de este extraño personaje, creado por FSF


    Para suscribirte o pedir algún número que te falte mandanos un mail a panxacomics@gmail.com o dejanos un comentario.



    0 comentarios:

     

    Novedades

    Buscá las publicaciones de Panxa en Entelequia y Rayo rojo

    Panxa Imprime

    Panxa Imprime
    taller gráfico de historietas

    About

    Noticias

    Se viene PanXXXarama. Un especial porno erótico, con muchos invitados de lujo y los impresentables de siempre. Así Panxa inaugura sus ediciones especiales.

    Correo

    Hacé tu pedido o consulta a panxacomics@gmail.com